- - - - - -
A+ R A-

Curados por sus llagas

El Vía Crucis con los mártires p. Miguel Tomaszek OFM Conv. y p. Zbigniew Strzalkowski OFM Conv.

Guía: Por la señal de la Santa Cruz,
Todos: de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios Nuestro.
+ En el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.   AMÉN.

Introducción

La humillación y el sufrimiento hasta derramar su propia sangre es el momento de máximo y más completo testimonio de lo que Cristo por el amor al Dios Padre puede ofrecer a Él y a los hombres. Como escribe el Evangelista Juan: “Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin” (Jn 13,2) y “No hay amor más grande que dar la vida por los amigos” (Jn 15, 3).

Cristo revela la belleza y el sentido más profundo de la vida en la fidelidad hasta el fin por el amor al prójimo y nos invita: “Si quieres ser feliz y pleno, vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres. Luego ven y sígueme” (Mt 19, 21).

Este seguimiento, el convivir con el Dios vivo, es el paso que lleva a la unión tan fuerte que nada y nadie puede separarnos de Cristo, incluso en el momento de la mayor prueba, la prueba del martirio. En estas situaciones los cristianos veían como se cumple la palabra de Pablo: “Estoy crucificado con Cristo, y ahora no vivo yo, sino que Cristo vive en mí” (Gal 2, 20).

Descargar el Vía Crucis completo

 

Beatificación de los mártires de la Diócesis de Chimbote

logobeatificacion3(Por: fray Jacinto Lisowski) Finalmente conocemos el lugar y la fecha para la beatificación de los mártires de nuestra diócesis: los franciscanos fray Zbigniew Strzałkowski y fray Miguel Tomaszek y de padre Alejandro Dordi. Tendrá lugar, Dios mediante, en Chimbote el sábado 5 de diciembre del 2015, con la presidencia del representante del Papa, Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

La celebración misma será seguramente acompañada por varios actos públicos: eclesiales, sociales, políticos, más y menos oficiales. Será una oportunidad para hacer memoria de la reciente historia del Perú, un motivo para buscar reconciliación y de curar las heridas que provocó la muerte de tantos hermanos nuestros, será también la fiesta del Pueblo de Dios que reconoce el valor de fidelidad al Evangelio hasta la muerte.

Antes de lo dicho, sería muy propio del momento hacer un acercamiento algo más íntimo a estos dos hermanos franciscanos conventuales, que sea un intento de enterarnos quiénes fueron los “padrecitos” que se atrevieron de entrar al corazón del pueblo de Pariacoto, lugar donde fueron posteriormente asesinados.

Los padres Miguel y Zbigniew

Padre Miguel (Michał) Tomaszek nació el 23 de septiembre de 1960 en Lekawica (Polonia) y fue bautizado un mes después en la parroquia de San Miguel. A los nueve años, según la tradición local, recibió la Primera Comunión, y ese mismo año falleció su padre. Joven Miguel ingresó el Seminario Menor de los Hermanos Menores Conventuales (llamados en Perú “Franciscanos Conventuales”), la Orden fundada por el mismo San Francisco de Asís, donde descubrió su vocación a la vida religiosa y sacerdotal. 02a

El 4 de octubre de 1980, fiesta del Pobrecillo de Asís, vistió por primera vez el hábito franciscano. Fr. Miguel realizó sus estudios de filosofía y teología en el Seminario Mayor en Cracovia donde hizo la profesión solemne, y luego fue ordenado el 23 de mayo de 1987. Durante dos años trabajó como vicario parroquial en una de las parroquias en Polonia y el 24 de julio de 1989, fiesta del Apóstol Santiago, viajó al Perú como misionero, lleno de ilusión y entusiasmo.

Dos años escasos duró su actividad misionera en el Perú, porque el 9 de agosto de 1991 fue asesinado en Pariacoto, cuando tenía apenas 31 años, junto a su compañero fray Zbigniew. Varios testimonios de la gente que le conoció y estaba cerca de él, indican que fray Miguel era un hombre de fe profunda, sencillo y orante, evangelizador y solidario. Tenía un gran amor a la Virgen y llegaba a los niños y a los jóvenes a través de la música, para la que tenía grandes dotes.
A Miguel lo querían mucho los niños y jóvenes, ellos siempre visitan su tumba y guardan en sus corazones sus enseñanzas; hacen de sus cantos una oración de alabanza y agradecimiento a él.

Padre Zbigniew Strzałkowski nació en Tarnów (Polonia) el 3 de julio de 1958, en cuya catedral fue bautizado una semana más tarde. En 1967 recibió la Primera Comunión. Padre Zbigniew después de terminar la escuela primaria ingresó la Escuela Técnica de su ciudad natal y a los 20 años comenzó a trabajar. Un año después inició el Noviciado en la Orden de los Hermanos Menores Conventuales y entre 1980 y 1986 estudió la filosofía y teología en Cracovia.

El 8 de diciembre de 1984, fiesta de la Inmaculada, hizo su profesión solemne y el 7 de junio de 1986, a los 28 años, fue ordenado sacerdote en Wrocław. Durante dos años trabajó en la formación como vicerrector del seminario menor en Legnica, hasta que el 30 de noviembre de 1988 viajó al Perú para trabajar como misionero en este país andino. Dos años después, el 9 de agosto de 1991 fue asesinado junto con su compañero Fr. Miguel en Pariacoto. fray Zbigniew tenía dotes de organizador y era muy responsable. Amante de la naturaleza, su deseo era servir a los demás desde su fe profunda y su pasión por la figura de San Maximiliano Kolbe.

Tenía mucha sensibilidad hacia los enfermos, una gran capacidad organizativa, y un especial don para discernir la realidad político-social. A Zbigniew los enfermos pobres lo llaman «nuestro Doctorcito» y la gente cuenta las diversas curaciones que él pudo hacer.
De alguna manera repetía los gestos de Jesús: ponía sus manos… para que se sanen y vivan… (Mc. 5,23). Ambos frailes poseían un gran espíritu misionero que se manifestaba de forma sencilla en la vida cotidiana, pese a las normales limitaciones de su ser humanos como cualquier otra persona, y pusieron de su parte sus “cinco panes y sus dos peces” y Dios añadió el resto.

 

Su experiencia de Pariacoto

Es interesante observar cómo ellos mismos estaban viviendo la misión en Pariacoto. Algún reflejo de sus impresiones podemos observar en las cartas que escribían a sus seres queridos. Compartamos un par de ellas.

martires2Fr. Miguel en una carta a su mamá y hermanos el 20 de Agosto de 1989 dice lo siguiente: «La gente es muy buena, los niños gritan para saludarnos, incluso aunque ya nos hubiesen visto varias veces durante el día. Hay muchos jóvenes que se acercan constantemente a la iglesia; no existe aquí alguien que toque el órgano, pero los jóvenes con sus instrumentos lo sustituyen muy bien. Tocan unas cuantas guitarras, una flauta (muy diferente de la de Polonia, que estoy aprendiendo a tocar), tocan con la caña de azúcar (suena bonito), los bombos y en algo que se me asemeja a una vaina grande, más o menos de un metro y medio, de «frijoles» secos. No sé cómo se llama, pero es como una vaina del frijol. Cantan muy bonito y armónico. Tenemos la Misa todos los días a las 20:00, porque durante el día, casi todo el mundo “está muerto”, es decir, trabajan en la tierra o en sus huertos. Lo mismo sucede el domingo; todo el mundo trabaja (por cierto, Zbyszek con los chicos locales ha traído hoy, domingo, casi una tonelada de ripio, sacado del río, para colocar los ladrillos en algunos lugares de nuestra casa, (aquí este trabajo no es un pecado)».

Durante el curso sobre La Espiritualidad Franciscana, en Argentina, fr. Miguel escribió a un amigo suyo: «Lo bonito es que puedo comunicarme con todos… el 29 de enero regreso al Perú; sinceramente quiero deciros que extraño Pariacoto “ y a los míos”».

Fr. Zbigniew (Carta a Dorota Wieczorek, 5 de mayo de 1991): “La mirada de esta gente es un poco triste y nostálgica, pero al mismo tiempo contemplativa. Se necesita mucho esfuerzo para llegar al fondo del alma de estas personas. Son gente muy sincera, sobre todo cuando uno está a solas con ellos”.

Fr. Miguel (Carta a Janusz Kruzycki, 22 de marzo de 1991): “Donde ahora te encuentras no estás para entender el mundo, sino para comprender cuál es la voluntad de Dios para ti. Se trata de estar en tu propio lugar”.

Fr. Zbigniew (Carta a un seminarista, 2 de diciembre de 1989): “Todo lo que hay aquí es sopa hervida de fréjoles. Afortunadamente, Dios está sobre todo, y estamos aquí para proclamar su Palabra. Desde el 30 de agosto oficialmente estamos en Pariacoto”.

Fr. Miguel (Carta a Grazyna, 1987): “Soy un sacerdote feliz, gracias a muchas personas que conocí en los años de formación. Por eso hoy veo que en, general, soy muy bien recibido. Lo puedo sentir una y otra vez, pero esto no me importa demasiado. Quiero ser el mismo de siempre y reafirmarme en mi personalidad”.

 

Los Padres según los testimonios

Los terroristas de Sendero Luminoso mataron a los misioneros porque, según ellos, “engañaban al pueblo”, y añadían, “predican la paz y adormecen a la gente con la religión, con el rezo del rosario, la misa, la lectura de la Biblia… no quieren la revolución. Hay que matar a los que predican la paz. La religión es el opio del pueblo, es un modo de dominarlo”.

Los terroristas asesinaron a los dos frailes sin compasión alguna, con disparos en la parte posterior de la cabeza y con manos atadas. Tres días después ambos fueron enterrados en la iglesia parroquial de la misión y el 5 de junio de 1995 se abrió su proceso de beatificación. En la asimilación de esta pérdida resulta muy consolador el recuerdo sus rostros humildes, serenos y reconciliados, que expresan paz, a pesar de las brutales heridas de donde brotó la sangre. Resuenan claramente hoy palabras expresadas entonces:P8084722

“No puedo creer lo que ha pasado. Me parece un sueño. Me impresiona una vez más en Miguel y Zbigniew su fidelidad a Dios y al pueblo, y la voluntad de ser consecuentes con lo que predicaron. Pienso que ellos sabían que esto iba a suceder; sin embargo, permanecieron allí hasta el final. Eso no se improvisa, es un don. Porque vivieron abiertos a la acción de Dios, pudieron responder al don recibido. Vi a Zbigniew unos días antes del martirio, le pregunté si estaban amenazados, sonrió, no respondió y dijo: ‘No podemos abandonar al pueblo. Nunca se sabe, pero si nos matan, que nos entierren aquí’. … Ambos hombres de Dios tal vez vivían con la esperanza de que todavía no era su hora; sin embargo, fue la hora de Dios”. (Hna. Marlene Trelles, Religiosa Esclava del Sagrado Corazón de Jesús. Septiembre 1991)

“La sangre derramada por dos jóvenes hermanos el 9 de agosto de 1991 se unió a la sangre de San Maximiliano Kolbe, de la misma Provincia de Polonia, que hace 50
años (sólo con cinco días de diferencia) también ofreció su vida. Es un doble tributo para el mismo martirio de la caridad y de la fe, indicando la continuidad perfecta y el santo contagio de un testimonio vivo que surge en los momentos de la verdad en la vida de los individuos y las familias”. (P. Lanfranco Serrini, Ministro General OFM Conv., Carta de Navidad 1991)

“Pudimos conocer el valioso trabajo que realizaban los frailes. Debemos seguir adelante, confiando en que la voluntad del Señor consiste en trabajar por un mundo mejor para todos. A veces resulta difícil aceptarlo, pero el Señor, en su infinita sabiduría, tiene sin duda alguna respuesta. Hermanos como Miguel y Zbigniew nos dejan un hermoso recuerdo, el de aquellos que abandonaron su casa, su familia, su país y su cultura para venir a compartir el amor de Dios con nuestros hermanos de los Andes. Ese recuerdo seguirá animando a todos los que, como ellos, pensamos que encontramos a Cristo en los rostros sufrientes de nuestros hermanos”. (Laureano del Castillo, Director de SER (Servicios Educadores Rurales) Lima, 20 de agosto de 1991).

 

Siguen vivos, nos hablan e inspiran

Hasta aquí los testimonios. El martirio de los franciscanos de Pariacoto se actualiza y da fruto en lo cotidiano de los que se sienten cuidados por ellos desde el cielo. Esto sí, pero la bendición que ellos “ganaron” no se concibe sin la parte a la que alude el sentido de la palabra “mártir”, que significa testigo.

El testimonio de los franciscanos conventuales Miguel y Zbigniew no es abstracto, sino concreto y encarnado en un tiempo y lugar donde hay que responder a Dios y al prójimo, donde hay que descubrir historia salvífica, salvación y esperanza. Su muerte es para nosotros, en primer lugar, una llamada para luchar efectivamente, desde los criterios evangélicos, contra toda fuerza de muerte, de mal, de inhumanidad, siempre contrarias al querer de Dios Padre que ama a todos sus hijos e hijas. La primera característica de este empeño es la de la fidelidad hasta el final, como lo hizo Jesucristo, el primer mártir que se hace presente en todos los demás mártires que mueren por la misma causa que Él.

Es la encarnación práctica y el fruto más deseable que nos quieren transmitir los mártires de Pariacoto: nuestro compromiso para transformar de este mundo adquiere sentido cuando huele a una entrega dispuesta a ofrecer la vida sin parcialismos y cálculos. Que el tiempo que nos espera hasta la beatificación de los franciscanos Padre Miguel y Padre Zbigniew sea un tiempo de asimilación y de respuesta a su testimonio de la fidelidad hasta el fin.

 


           

 

 

Miguel y Zbigniew, jóvenes mártires de Sendero Luminoso

jovenesmartires2

Los jóvenes sacerdotes Michal Tomaszek y Zbigniew Strzalkowski, de 31 y 33 años, podrían haber estado en Czestochowa en agosto de 1991 para la Jornada Mundial de la Juventud. Y de hecho estuvieron, nombrados personalmente por Juan Pablo II el día 13: "Hay nuevos mártires en Perú", proclamó el Papa. El día 9 habían sido asesinados por el grupo terrorista de ideología marxista y comunista Sendero Luminoso.

Leer más...

El martirio de Miguel y Zbigniew

miguelEl día viernes 9 de agosto de 1991 en la casa religiosa de Pariacoto el P. Zbigniew se encontraba solo con los tres postulantes. El superior estuvo de viaje, y el P. Miguel estuvo retornando en la camioneta de la misión, acompañado de un grupo de catequistas, de Huaraz, donde participaron en una actividad formativa.

En el pueblo todo parecía transcurrir con la rutina de lo normal. Sin embargo un desconocido dialogaba en plena plaza con el P. Zbigniew, con evidentes signos de cierta animosidad. Un joven insistía preguntando sobre la hora del esperado retomo del P. Miguel, lo que después de los hechos no pareció pura curiosidad.

Hacia el atardecer unos extraños comenzaron a pintarrajear las paredes de los edificios frente a la plaza y el edificio de la municipalidad. Al anochecer los invasores, armados y con los rostros cubiertos, arrestaron al alcalde, buscaron sin resultado al gobernador de distrito y a unos acusados de robo del ganado.

Luego se presentaron en la Iglesia como los "compañeros" y tocaron la puerta de la entrada y reclamaron la presencia de los religiosos "para hablar con ellos". Los ataron de manos y los llevaron en las camionetas de la misión hacia la municipalidad, que no dista mucho de la parroquia, dejando, a insistencia de Zbigniew, a los postulantes.

Luego el mando político del grupo les increpó, en la presencia de una religiosa, dentro de la camioneta secuestrada de la misión, y los trasladaron a ellos y al alcalde al Pueblo Viejo, y en las martires feretrosinmediaciones del cementerio los han ejecutado junto con el alcalde de Pariacoto. Perpetrado el crimen se retiraron en las camionetas secuestradas hacia Cochabamba, encontraron en el camino al alcalde de Cochabamba que bajaba a su casa en Pariacoto y lo ejecutaron igual.

El pueblo participó con espontáneas muestras de reconocimiento del valor de la muerte de los Padres. Muy dolorido manifestó valientemente y abiertamente su protesta contra lo injusto y hasta absurdo
de esta muerte en todas las etapas del proceso fúnebre.

Las numerosas muestras de estos sentimientos acompañaron a los mártires en los hechos que siguieron su heroico sacrificio: el levantamiento de cuerpos, misa celebrada por el Obispo Luis Bambarén en la iglesia de Pariacoto en la madrugada del sábado, traslado de los cuerpos a Casma para la autopsia, el traslado de los ataúdes del hospital a la iglesia de Casma, multitudinaria celebración en el templo de Casma el sábado a las 10 de la noche…

El traslado de los ataúdes de Casma a Pariacoto el domingo 11 de agosto con las estaciones en Cachipampa, Quis Quis, Yaután, Santa Isabel; misa en el templo de Pariacoto a las 3 p.m; la deposición de los cuerpos en los sarcófagos después de la misa celebrada el 12 de agosto en Pariacoto; flores, discursos, lágrimas, vigilias de oración prolongada, con la fervorosa participa­ción de niños, jóvenes, mujeres, varones y un grupo de hermanos evangélicos; testimonios efusivos del bien que hicieron entre ellos los hermanos sacrificados, amados de todos. (Tomado de www.beatificacionchimbote.org

 

 

 

logo beatificacion

padre